domingo, septiembre 17, 2006

Aprender japonés: El kanji

El japonés tiene tres sistemas de escritura: un silabario llamado hiragana, otro silabario llamado katakana, y los caracteres chinos llamados kanji. Además, usan también las letras de nuestro alfabeto. Son unos agoniosos.
De todo esto, lo más difícil de aprender es el kanji. Oficialmente hay unos 2000, en la vida diaria se usan unos 3000 y, como haber, hay sopocientos mil. Además, cada uno se pronuncia de dos o más maneras diferentes y... total, un cachondeo.
Ahora bien: más de cien millones de japoneses los utilizan, así que imposible, imposible no es. Pero cualquier extranjero que haya aprendido o esté aprendiendo japonés pondría esto en duda.
¿Por qué entonces uno se mete a estudiar semejantes barullo?

Es que los libros de texto nos engañan.
Veamos cómo.

Primero empiezan por los números. Este es el kanji de “uno”:
Una rayita. Bastante razonable e intuitivo.

Este es el de “dos”:
¿Dos rayitas? Mmmm... Está empezando a aparecer un patrón. Mira que si el kanji de “tres “ fuera...

¡Lo es! ¡Esto está chupado! A este ritmo, será un palizón escribir el 12.548 a base de rayitas. Pero difícil, lo que se dice difícil no es. Entonces, con toda confianza, el de “cuatro”...

¿Ein? ¿Qué ha pasado aquí? No me digas que...

Vaya. Se fastidió el invento. Desde luego, esto de los kanjis tiene truco...

Pero bueno. A fin de cuentas, los números son abstracciones, constructos mentales.
A ver qué pasa con las cosas concretas.

En principio, los kanjis son pictogramas que representan algún objeto real, y que con el tiempo han ido estilizándose. Algo así como los geroglíficos egipcios.

Los libros de texto suelen presentarnos un puñado de kanjis y el pictograma del que proceden. Con ello nos quieren hacer creer que los kanjis son simples dibujitos. Por ejemplo:

Bueno, con más o menos imaginación, la cosa es razonable. ¿Exagerarán los que dicen que el kanji es tan difícil? Parece que basta con tener un poco de capacidad de abstracción para representar...

Ottia. Eeeehhh... Vaya nariz. Sí, ya... Momentito que piens...

(@_@)! Más que un mono, esto lo ha creado un tío que estaba con el mono...

Y si empezamos con palabras más abstractas como adjetivos o verbos, pare usted de contar.
Total, que sí. Que los kanjis son un invento del Diablo (y por eso Dios lo condenó a vivir en el INFIENNO). Y no sólo eso...
Si aceptamos que algunos kanjis son bastante representativos, como este:
Kanji de “boca”. Evidentemente, representa el agujero de una boca.

Entonces no quiero ni pensar en este otro:
Kanji de “mujer”. Evidentemente, representa el... errr...

Etiquetas:

2 Comments:

At 4:46 p. m., Anonymous Nakashima said...

Estoy de acuerdo contigo en lo que el idioma fue inventado por el mismo diablo en persona. 23 trazos para tan sólo expresar el verbo "cocinar" me parece un poco heavy : )

 
At 12:20 a. m., Blogger Don Guri said...

Y que lo digas. Los kanjis debieron ser diseñados como algo así como la anti-taquigrafía.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

/* GOOGLE ANALITICS */