domingo, marzo 16, 2008

Tamaños e idiosincrasias

El sábado estaba hablando con una chica japonesa y de repente va y me dice, en perfecto español:

-¡Oh! ¡Qué pene!

Como soy humilde, fui a contestarle: “bueeeno, uno, en su modestia...”
Pero en seguida me percaté de que había algo raro. ¡Si ni siquiera me había quitado los pantalones! Y tampoco es como para que cause estupor a través de los vaqueros. Así que sólo había una explicación posible: ¡Esta tía era Super-Girl y estaba usando su visión de rayos-X! Hummm...
Eso de la super-visión queda muy bien en los comics, pero en la vida real te puede dar un cáncer que te cagas. Era mi vida contra su lujuria. No me quedaba más remedio que acabar con ella usando la daga de kriptonita que siempre llevo encima para casos como este.

Una Supergirl y un chisme de kriptonita. Cualquier asociación freudiana es producto de vuestra mente, cacho hentais.

Ahora bien, esas dagas no son fáciles de conseguir. Ni mucho menos baratas. ¿Merecía realmente la pena? ¿Estaba absoluta, perfecta, totalmente seguro de que me estaba bombardeando el paquete con radiaciones?
Por si acaso, le pregunté:

- ¿Cómo dices?
- Que qué pene que hayas estado resfriado toda la semana.


¡Acabáramos! No se trataba de “pene” en perfecto español, sino de “pena” en imperfecto español. El tipo de errores que se producen de vez en cuando al hablar una lengua extranjera. Como la de aquella otra que me confesó, con una gran sonrisa, que había ido a una tienda de pollas (“¡Y qué buenas estaban!”, añadió).

De todas formas, el incidente me hizo reflexionar sobre la consabida pregunta de “¿el tamaño importa?”.

Pues tanto en el caso del hombre como en el de la mujer, yo creo que sí importa. La razón: si no importara, no se hablaría tanto de ello. Mira como nadie habla de, por ejemplo, el tamaño de los lóbulos de las orejas. ¿Por qué? Pues porque, dejando aparte malformaciones exageradas, a todo el mundo le da igual.

Aniceto tenía un lóbulo tan desarrollado que no sólo tocaba la guitarra, sino que lo hacía con la zurda, como Jimmy Hendrix.

Ahora bien, las cosas que realmente importan, estas tampoco las discute nadie. Es como si pregunto:

-¿El oxígeno es importante?

Aquí, todos de acuerdo. Siempre habrá algún pirado que diga: “Ey, pues yo prefiero respirar metano”. Pero esos lo hacen más por dar la nota que por otra cosa.

Por eso, en mi opinión la pregunta está mal planteada. ¿Que si importa? Pues...¿Para qué? Ahí está el quid de la cuestión. Eso nunca se aclara. Y por eso cada uno la interpreta como quiere y contesta lo que le da la gana y nunca jamás se llegará a un consenso.

Y aunque confieso que como a cualquier hijo de vecino me llamen la atención un buen par de pechos, también reconozco que en la práctica no me importa su tamaño. Más bien su número. En general prefiero números pares.

Cinco pechos. Mal rollo.

Pero en el fondo esto es cosa de la sociedad. Que nos empuja, nos malea, nos impone estereotipos y nosotros, como animales sociales que somos, pasamos por el aro.

...Excepto los que la tengan tan grande que no pasen por él.

Festival de Kanamara en Japón. A ver quién da la talla al terminar.

Etiquetas:

11 Comments:

At 8:44 p. m., Blogger TANDRO said...

Yo creo que lo que importa es que nada se caiga. xD

 
At 4:02 p. m., Anonymous Francis said...

Me estás degenerando, que lo sepas. Últimamente todas tus entradas me fuerzan a dejar comentarios en los que pongo en entredicho la modosidad y recta moral que me caracterizan para abandonarme a hablar de los más bajos instintos humanos. En fin, soy débil y no puedo resistirme a comentar así que allá voy:

Lo malo de tenerla como el de la última foto es que sólo puedes hacértelo con elefantas o ballenas, y aunque hay gente <<'pa tó>>, se deberían poner cietos límites al tamaño. Además, el pobre debe coger unos resfriados por los bajos...

Menos mal que también me haces reir, porque me he desco--nado con este pie de foto: "Aniceto tenía un lóbulo tan desarrollado que no sólo tocaba la guitarra, sino que lo hacía con la zurda, como Jimmy Hendrix."

Por cierto, ¿donde dices que para esa churri de la criptonita? Es que la pobre se va a quedar muy débil cuando acabe con la criptonita y como yo siempre llevo gallumbos revestidos de plomo (nunca se sabe), pues...

 
At 4:49 p. m., Blogger Rebilated said...

Buenos dias Donguri... hoy hace solete... como se nota que ya está aqui el verano. ;P

A mi eso del tamaño nunca me ha importado, porque lo tengo enoooooooorme... por algo me llaman "orejotas" (que os estariais pensando...)

 
At 4:57 p. m., Anonymous Francis said...

Cachis, se me olvidó el saludo del tiempo. Está claro que tus enseñanzas son de poca durabilidad, ¿o será mi memoria?

Por cierto Don, ¿fuiste tu el que disfrazó a la chica o ya venía así cuando la encontraste?

 
At 12:02 a. m., Blogger LoveRound said...

jums,,, tamaños, tamaños, pk a los tios os preocupa tanto?

psss XDDD

 
At 2:07 a. m., Blogger Don Guri said...

Tandro: Tú lo has dicho, compañero XD

Francis: ¿Y la oportunidad que te doy para que desahogues tus bajos instintos? Imagínate que no tuvieras este blog para explayarte y se te acumularan y un día te salieran delante de... nosé... tu jefe, por ejemplo.
¿El paradero de la churri de la kriptonita? Si lo supiera, iba a estar yo aquí escribiendo este blog...

Rebilated: Jaja, muy bien traído eso del saludo meteorológico XDDDD

Francis (bis): Hace tiempo creo que escribí un post sobre el efecto (des)educador de mis enseñanzas, pero se me ha olvidado no sólo cuándo, sino si realmente lo escribí. Eso significa que posiblemente mis enseñanzas sean de poca durabilidad.
¡Ah! La chica: yo preferiría desdisfrazarla.

Loveround: Si es lo que yo digo: los seres humanos deberíamos venir todos de fábrica con todas las medidas del cuerpo iguales. Así no andaríamos el tiempo con comparaciones y complejos, y podríamos dedicarnos a cosas más productivas, como por ejemplo, pasear falos gigantes rosas por la calle (un momento, que esto ya se hace).

 
At 5:08 a. m., Blogger ElRinconDelTaradete said...

Los "penes" siempre estan ahi y en "boca" je de todos y todas en algunas ocasiones casualmente o no.Por otro lado �por que casi cualquier chica esta supersexy vestidita de Supergirl?

 
At 9:45 p. m., Blogger Jezabel said...

Don Guri: yo siempre he opinado que más importante que el tamaño es lo que sabes hacer con ello. Y la chica de las cinco tetas puede hacer hasta malabares. Por otra parte, la enorme minga rosa... bueno, no creo que pueda hacer mucho a parte de estar.

 
At 2:25 p. m., Blogger Nox said...

Jajaja Don Guri pero tu ni siquiera deberias de preocuparte por eso, no dices que si no te hubieras percatado de que aun tenias pantalones no te hubiera sorprendido el comentario XD.

Estoy con los demas, Importa que sea firme cuando debe de serlo, que se sepa utilizar para sacarle el mayor provecho posible, bueno eso pienso ahora habra que preguntarselo a una chika.

Hasta Luego Don Guri

 
At 9:27 p. m., Blogger Don Guri said...

Taradete: Pues no sé, chico. Supongo que será uno de los poderes del traje. (^^)

Jezabel: >no creo que pueda hacer mucho a parte de estar
Jostia, qué zen te ha quedado esta línea. Me la apunto para usarla algún día (aunque no se me ocurre ni remotamente cuándo) ;)
A propósito, tu comentario me ha dado una idea para un gag, pero es gráfico, así que un día de estos ya haré un dibujillo.

Nox: Jaja. Pero si lees detenidamente mi comentario, verás que no afirmo nada sobre el (ejem) "contenido" de mis pantalones. Siempre es más interesante mantener el suspense ;)

 
At 2:09 a. m., Blogger Jezabel said...

Espero que tengas la deferencia de dedicármelo;P

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

/* GOOGLE ANALITICS */