martes, junio 12, 2007

Tres de estas y dos de aquellas

Cualquiera que haya ido al menos una vez al médico en Japón tiene anécdotas suficientes como para escribir no ya un libro, sino toda una trilogía.

Para empezar, el sistema sanitario público japonés no es totalmente gratuito. El paciente paga un tanto por ciento del tratamiento, y el resto lo apoquina el estado. Supongo que este será uno de los factores por lo que no se forman las colas que hay en los ambulatorios españoles. Una ventaja obvia es que te ahorras morir en la lista de espera... Aunque a cambio tendrás que morirte si algún día andas corto de pelas.


El caso es que son dos las cosas que más me han llamado la atención hasta el momento.

Una es la increíble velocidad a la que algunos médicos te reconocen.

Estás ahí, dándole vueltas en la cabeza desde hace varios días a las molestias que tienes, sospechando que la cosa irá de tumor para arriba y que tendrán que someterte a complejas y dolorosas pruebas, y todo se resuelve tal que así:


- Buenos días. Mire, que desde el martes siento una pesadez en el estómago que...
- Sí, eso es (nombre de una dolencia que obviamente no has aprendido en japonés). Te tomas estas pastillas después de cada comida. Que te mejores.

Y claro, te quedas como cortado. Dudas de si el doctor que te atiende es una eminencia en lo suyo, o es que pasa de ti como de la mierda. ¿Pero qué vas a hacer? Pues nada, te convences a ti mismo pensando que, a fin de cuentas, los japoneses ostentan la mayor esperanza de vida del mundo. Así que esperas que lo que le ha funcionado hasta ahora a la nación también dé resultado contigo.

El señor Nakamura y la señora Suzuki con los diplomas acreditativos a los mayores pastillómanos de Japón. Se estima que el 40% de la masa corporal de un japonés mayor de 65 años está compuesta de pastillas.

La otra cosa que me sorprendió es la alegría con la que recetan aquí las pastillas.
Vaya por delante que, por lo que sé, las medicinas japonesas son en general menos fuertes que las españolas. Pero lo compensan multiplicando el número de píldoras que hay que ingerir por sesión.
Por ejemplo, esto fue lo que me pasó la primera vez que fui a un médico de cabecera, virgen e inocente aún de este desenfreno pastillero.


Resulta que un día me desperté prácticamente afónico y con un dolor de garganta tremendo. La cosa tenía su guasa: la primera vez que tengo que ir a un médico japonés y casi no puedo hablar. Supongo que es la forma que tiene el Destino de decirme que puede putearme de más formas de las que puedo imaginar.
Bueno, aclarada la situación con lápiz y papel en la consulta, me reconoce la garganta en exactamente 2.67 segundos y me prescribe el tratamiento.

- Tienes una infección de garganta. Te vas a tomar una pastilla de estas tres veces al día después de cada comida, durante cinco días. Es un antibiótico.
(Vale. Parece algo razonable)

- Y por la mañana y por la noche, dos de estas para la sequedad de la garganta.
(¿Dos? ¿Y por qué no hacen una el doble de fuerte y acabamos antes?)

- Al mismo tiempo, también te vas a tomar dos de estas pequeñitas rosadas, porque las anteriores pueden darte un poco de fiebre.
(¿¡Ein!? Oiga, ¿y no sería mejor no tomarse las anteriores...?)

- Una de estas blancas tras las comidas, para proteger el estómago.
(¡¡¡Eh!!! ¡Que yo con el primer antibiótico ya me conformo! ¿¿¿Qué es esto de tomarse una pastilla para combatir los efectos que me produce otra pastilla que sirve para contrarrestar los efectos de otra pastilla??? ¿¿¿Dónde está la cámara oculta???)

- Estas otras son para chupar y producir saliva. Son suaves. Tómate las que quieras.
(Al menos le empiezo a ver el lado bueno al asunto: con tanta ingesta no necesitaré gastar dinero en comida. Ya se me llenará el estómago a base de pastillas).

Total, al final aún me recetó una más (¡¡¡6!!!). No me acuerdo de para qué era. Supongo que porque su color haría juego con el de las otras cinco que ya me había mandado o algo así. Y cuando salí de la consulta, aún pude verle en los ojillos un fugaz reflejo de su ansia por mandarme un par de medicinas más.

Según la filosofía oriental, tan importante como los efectos terapéuticos es la armonía cromática del conjunto de pastillas recetadas.

Me consolé pensando que menos mal que sólo era una inflamación de garganta. Si llega a ser un cáncer me manda a vivir dentro de una pastilla, lo menos.
El tratamiento tuvo efecto... Yo creo que los microbios, nada más oír lo que se les venía encima, empezaron a salir por patas cagados de miedo.

Pero esto no ha sido un caso aislado. En otras ocasiones he ido por una menudencia y he acabado trayéndome a casa media farmacia.

Supongo que esto tendrá profundas raíces culturales, no menos profundas raíces económicas y, en último caso, profundísimas razones médicas: entre tanto potingue, alguno hará efecto, pensarán.

Etiquetas:

17 Comments:

At 5:43 a. m., Blogger GUANDARRRR said...

Pero estos tíos no eran los reyes de la homeopatía y del clavamiento de agujas?? Qué cosas... menos mal que estás tú para sacarme de mi prejuiciosa, contaminada y estereotipavitaminada ignorancia...

 
At 2:26 p. m., Anonymous francis said...

Sea cómo sea, tú elige siempre la pastilla roja (¿o era la azul?)

 
At 3:39 p. m., Anonymous Inma said...

La azul nunca.....

 
At 7:52 p. m., Blogger Jezabel said...

Si las pastillas las pagas tú, me parece que está bastante claro el porqué: se trata de una conspiración juedo masónica para dejarte sin dineros del reino.

 
At 11:38 p. m., Blogger Don Guri said...

Guandarrr: Los reyes del clavamiento si que son... Te clavan un facturon que te cagas. El dia menos pensado me voy a liar a hostias con ellos, u sea, hostiopatia (^^)

Francis e Inma: Vale, me habeis convencido. La azul. Digo... la roja (jo, que memoria)

Jezabel: Xacto. Son unos malditos.

 
At 12:36 a. m., Blogger Gato said...

Yo jamás obedezco el tratamiento. La última vez, de hecho, nisiquiera compré el antiinflamatorio. Todavía tengo la receta en el bolso...
Vamos, que me voy al médico en Japón y se me escapa la risa, seguro.

 
At 2:26 p. m., Anonymous francis said...

Oye gato, ¿y si no sigues el tratamiento para qué vas al médico? ¿Para eso no es mejor quedarse en casa? A no ser que hagas como el del chiste de los tres huevos, claro...

 
At 7:53 p. m., Anonymous Luna said...

Todavia me acuerdo de la primera vez que vi una escena en Japon que luego he vuelto a presenciar repetidas veces hasta parecerme normal: estaba sentada en un cafe, tomando mi bebida tranquilamente, y una persona que estaba sentada cerca de mi saco un sobrecito de papel, le dio la vuelta y vacio su contenido sobre la mesa, apareciendo de repente una gran cantidad de tiras de pastillas de todo tipo, color y tamanyo! Crei que se trataba de un camello pero, pensandolo bien, con la fobia que tienen en este pais a las drogas, me convenci de que no podia ser eso. Finalmente, despues de preguntar y seguir observando, entendi que se trataba del tratamiento que le habia recetado el medico para cualquier enfermedad insignificante que se puede curar sola, con un poco de tiempo y tranquilidad.

Yo tambien soy de las que se salta el tratamiento a la torera y hoy incluso me he atrevido a decirle a mi dentista que no necesito la medicina que me iba a dar. Me estoy superando!! ^-^

 
At 9:37 p. m., Blogger Gato said...

Francis, voy al médico básicamente para evitar males mayores. Por ejemplo: me duele la rodilla intermitentemente desde hace meses. Pero las tres últimas semanas el dolor es continuo y más agudo, y un sábado por la tarde se me hincha como si fuera la rodilla de la madre de Gilbert Grape.

Voy al médico. Me manda antiinflamatorios (pero ya he usado un spray durante el fin de semana y la hinchazón ya es poca, así que no compro las pastillas). Me hacen radiografías. "Puede que sea algo leve de menisco, pero parece normal. Si se te vuelve a hinchar, vuelve".

Pos vale. Me sigue molestando, pero es soportable. No me voy a medicar por éso.

Tú... ¿Qué harías?

 
At 12:36 a. m., Blogger Don Guri said...

Francis: Oye, no vale eso de tirar la piedra y esconder el huevo... digooo, la mano. Cuenta el chiste de los huevos, hombre, que a Tokio no ha llegao.

Gato: Es que yo aguanto todo lo que pueda sin ir a los medicos, a ver si se cura solo. Cuando veo que la cosa no es que no mejore, sino que sigue empeorando, es cuando voy. Y entonces ya estoy lo suficientemente cagao como para tragarme cualquier pastillon que me den. Pero tampoco me gustan las medicinas.

Luna: si, si. Cuando tengo que tomarme todas esas pastillas yo tambien me siento como un ultra-drogadicto o un ancianillo de esos con miles de pildoras a tomarse cada dia.

 
At 6:31 p. m., Blogger GUANDARRRR said...

Jo, Gato, Don Guri... qué gente más machota comenta en este blog.

 
At 11:15 p. m., Anonymous Inma said...

Mu machotes!!!!

 
At 5:05 a. m., Blogger Nox said...

Diablos, ahora soy el ultimo en opinar, sorry Don guri he estado muy ocupado, que tal si en este spot estabas decidiendote cual pastilla tomarte, y llego yo, ya cuando los demas te agregaron dos pastillas mas la azul y la roja, eso se refiere a matrix? Por que si te tomas la roja ya no vas a estar en japon, vas a despertar en un mundo paralelo donde las maquinas gobiernan. Yo que tu leia las indicaciones. Si dice efectos secundarios, posible despertar al mundo real, yo me olvidaria de esa y seguiria dandome la gran vida en japón.

Cuidate Don Guri =D

 
At 8:24 p. m., Blogger Don Guri said...

Guandarrrr, Inma: Naaaa. Si leéis los comentarios del post "Bicho raro" que hay más pabajo veréis que realmente huimos corriendo hasta de una mosca.

Nox: Bueno, en Japón ya estamos bastante gobernados por las máquinas, así que espero que la transición al mundo paralelo será menos brusca (^^)

 
At 2:27 p. m., Anonymous francis said...

¿Cómo? ¿Qué no conocéis el chiste del de los tres huevos? Pues es el de aquel que va al médico y... eh esperad, un momento, en este blog hay audiencia infantil ¿verdad? Pues entonces no puedo contarlo, que luego me acusarían de traumatizar a la juventud.

Gato, yo tampoco suelo ir al médico hasta llegado el punto en que veo que no se me cura solo, pero una vez que voy sigo el tratamiento.

 
At 3:05 a. m., Blogger myss said...

acabo de caer en tu sitio.... me troncho de la risa qué bien escrito! jajajajajaja qué gran pais japón... un saludito!

 
At 12:44 a. m., Blogger Don Guri said...

Francis: A eso se le llama escurrir el bulto ;) Tu tranquilo, que si algun menor ha llegado aqui, ya estara suficientemente traumatizado.

Myss: Hola! Gracias por tu opinion, y espero que sigas cayendo por aqui (^^)

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

/* GOOGLE ANALITICS */